Y… ¿no será que ahora somos más?

toma

 Luego de pasar una hospitalización, con U.C.I incluida, con la milagrosa intervención de la familia y los amigos, que trabajan en el sistema de salud público y privado, ahora pasando días de reposo obligatorio para recuperar energías y estabilizar la fortaleza inmunológica, golpeada de forma importante por lo que hasta ahora y por la impresión diagnostica de especialistas en la materia se denomina como, “Sospecha de H1N1”,  llenos de agradecimiento a Dios nos propusimos durante la recuperación mi hermano, medico de profesión y yo, a ver lo positivo de toda esta situación que habíamos vivido;  se nos ocurre usar un paralelismo ya muy recurrido por muchos analistas en sus reflexiones, de comparar el organismo humano con el organismos social.terapia

El organismo, Venezuela, ya no tan joven pero tampoco viejo, sufre la descompensación y agotamiento emocional que le hace fácil la entrada a los factores oportunistas  que pasan a la estructura y comienzan a depredar su constitución, llamada a organizar y mantener su funcionamiento integral, claro que ayuda la inconciencia del paciente que por muchos años, de forma inmadura, no cuida el inmenso regalo de Dios al no prevenir estas amenazas.

A sabiendas de que los sistemas de salud están hoy colapsados, contaminados y que  la fortaleza moral de la mayoría de los factores que intervienen están dando una batalla contra sus principios y valores morales y éticos, esto es lo que hay,  así que no nos queda otra que entregarnos en sus manos para logra salir de la crisis, que describe, fiebre, malestar general, cefalea, dolores generalizados en articulaciones, músculos y hasta en los huesos, escalofríos, crepitaciones, dificultad respiratoria y bronco espasmos, luego de los diagnósticos y la evaluaciones de pruebas, el país pasa a ser hospitalizado, esto es, calmado de forma forzada para ser tratado, recibe con fuerza de la inyección de los antibióticos políticos,anti que son capaces de  ir hasta la estructura profunda de la corporalidad social, afectando a los enquistados y sensibilizando a los factores de cambio, para asumir la recuperación del organismo, esta lucha tiene sus daños colaterales, pero aun así, se libra con la esperanza de que las reservas inmunológicas actúen y  contribuyan a superar esta etapa, no nos queda de otra, ese es el País que tenemos y esas su debilidades y fortalezas.

Ahora, luego de que lo peor esta quedando mas calmado y que aun y cuando siempre existe la posibilidad de que se den otros eventos provocados por agentes extraños o por la mala fortuna,  en medio de esta tensa calma que da la reclusión obligada por los médicos,  nos hicimos la siguiente pregunta, y … ¿no será que ahora somos mas?. Cuando recordamos como se comportó el personal del ministerio para la salud, sensibilizado y consciente de su labor, como los aportes solidarios de amigos  permitieron adquirir medicamentos, difíciles de encontrar en medio de la crisis, como reaccionó el cuerpo social dando una demostración de su existencia y de su exigencia, nos contamos mas y somos mas, mas creativos, mas solidarios, mas esperanzados, mas unidos, sabiendo que la descomposición social es nuestra responsabilidad pues es nuestro cuerpo social, nos hacemos mas conscientes de que es nuestra lucha y que los agentes externos, sin nuestra participación, no actúan, al contrario mutilan y destruyen provocado daños, que debemos asumir como parte de la recuperación que todos anhelamos, pero también somos mas en cantidad, pues ya la enfermedad afectó a todos y no hizo discriminación, “somos mas”, pues se evidenció que la enfermedad no se quiere diagnosticar, los reactivos para la certeza de la misma en manos de la sociedad pondrían al descubierto la falta de principios y de moral y eso hace que seamos muchos mas, los que vamos a ir a la recolección de la firmas, así los reactivos sean solo potestad del laboratorio electoral denominado C.N.E y que sus “irreversibles” laminillas, en los microscopios salte la evidenciar de que es H1N1, que significa (Hoy uno Niega uno),  pero somos muchos ya, pueden negar a uno pero cuando todos hacemos “uno” ya no lo pueden negar.h1n1

Por eso concluimos que: “ahora, si somos mas”. La esperanza en medio de esta enfermedad y convalecencia,  nos hace crecer, este es el tratamiento que nos hará madurar para dirigirnos a ser una saludable nación.

Leave a Comment