“SOÑAR ES GRATIS”(Segunda Entrega), Agua piden las comunidades de… por Armando Vargas

agua

SOÑAR ES GRATIS (2)

 

agua2.jpg

Lamentablemente, todos los servicios públicos son prestados directamente por entes del Estado. Entes dirigidos por lineamientos exclusivamente políticos, sin considerar aspectos técnicos y económicos.  Por ahora, vamos a hablar específicamente de uno: el agua.

El servicio de agua es prestado por un ente cuya dirección ha sido asignada como botín político. El gobierno de turno designa quien va a ser el encargado de malgastar los recursos financieros asignado a esta necesidad pública. Con una dirección centralizada y títeres regionales, a nivel central se planifica, se otorgan obras y contratos, mediante la simulación de procesos licitatorios y sin ningún tipo de control real. A las regiones llegan obras asignadas que no corresponden a su prioridad, a ser ejecutadas por empresas que el único propósito es hacer la obra, cobrar y desaparecer.
que el p.jpg

Como buen lineamiento político, la tarifa es insignificante. El agua debe ser barata para que la gente la pueda pagar. Los diputados se encargan de que se presupuesten suficientes recursos financieros para que su región tenga con que hacer las obras; claro, mientras mas haya, mas les toca. Por su puesto, la recaudación no cubre los gastos operativos, no solamente porque la tarifa es baja sino porque paga el que quiere. Los ingresos corrientes solo cubren los gastos de personal.

Lo mas contradictorio es que al momento de aumentar la tarifa, salen los políticos cortoplacistas a buscar sus votos, a criticar esas medidas, sobre todo en las clases mas populares, y no nos damos cuenta que por tener esas tarifas tan bajas y por el modelo ineficiente de asignación de recursos a entes del Estado, es que esas clases populares no cuentan con el servicio de agua.

La tarifa no solamente debe cubrir los gastos operativos y depreciación de los activos existentes, sino que también debe incluir una cuota para financiar la expansión de la prestación del servicio, y así poder llegar con el agua a esas zonas marginales. Y por el monto a pagar no nos preocupemos, solo tenemos que averiguar cuanto paga esa pobre gente por una pipa de agua (200 lt) y la comparamos con el pago de agua de una zona consolidada: 0,16 $/mes por el servicio de agua.

Entendiendo que los servicios prestados por entes públicos son ineficientes y con intereses más políticos y personales que sociales, la prestación del servicio de agua deber ser dada en concesión a empresas privadas, donde se establezcan reglas claras de eficiencia, responsabilidad y remuneración. Esa concesión debe ser “negociada” por personas preparadas y dolientes de su región, donde toda expansión debe ser licitada públicamente y recibida por esa empresa para su operación, solo por decir algunas características.

Solamente al contar con unas reglas de juego bien clara, donde la empresa privada se motive a participar en la administración de este servicio público, tendremos un servicio de agua que llegue a todos, servido de manera eficiente a un mínimo costo.

Como el cambio que representa este modelo causaría un fuerte incremento en las tarifas, se pueden utilizar los recursos de la hacienda pública que actualmente se asignan a la prestación de este servicio para subsidiar directa y temporalmente a sectores más necesitados que así lo requieran.

pluma.jpg

Como soñar es gratis, voy a publicar estas ideas a ver si algún día logramos llevarle agua a las zonas marginales de mi pobre país rico.

Armando Vargas

Leave a Comment